Claudia Marcucetti Pascoli

Para el escritor Claudio Magris, dice su biógrafa Ernestina Pellegrini en el libro Épica del agua, el mar “representa […] el reto, el obstáculo para afrontar, la vida que hay que atravesar, el pasaje en el cual se coloca, desde la Odisea, cada historia que cuenta la búsqueda del sentido de la vida y la formación de la propia identidad”.

Todas las grandes empresas de expedición representan la búsqueda humana de ampliar sus horizontes, tanto físicos como mentales, y la que inauguró el servicio de la Nao de China no es la excepción. La historia de este famoso barco que unió Acapulco con Manila, abriendo desde el siglo XVI una de las rutas marinas entre occidente y oriente, es llevada ahora a la ficción por Simon Levy-Dabbah en la novela titulada Neonao. Un libro que fue presentado en los días pasados en el auditorio del Fondo de Cultura Económica por Edgardo Bermejo, Carlos Chimal, Lorena Hernández, Humberto Musacchio y Paola Tinoco.

Al conocer a su autor, el 'Chino Talibán' -así se llama su columna en Animal Político- tuve la impresión que no sólo se perfila en él un escritor. Más allá de su negocio, una cadena de taquerías que estableció en China, de sus libros, que van desde una colección de poemas hasta algunos ensayos sobre la principal economía del mundo (la China) llegando a su primera novela, (que próximamente leeré) me pareció tener enfrente un joven que, ya sea por mar, por tierra, por avión, por la vía literaria o incluso la política, está en búsqueda del sentido de la vida. Por ello: ¡felicidades a Simón!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.